Veganismo, ¿una moda? ¿o un despertar de la conciencia?

De moda nada monada.

En el camino del despertar de la conciencia, puede emerger de forma natural la opción de elegir una alimentación libre de animales.

El veganismo, entendido como un estilo de vida que excluye alimentos de origen animal y el consumo de ningún producto o servicio que fomente la explotación animal, no es una moda para muchos. Es una tendencia que se ha instaurado con más fuerza gracias al crecimiento de la sensibilización hacia el trato animal, cuidado al planeta y cuidado hacia nosotros mismos.

Eso a mi forma de ver, es una mayor apertura de conciencia que puede surgir al elegir no comer animales ni fomentar su explotación. Aunque como comentaré más adelante la apertura de consciencia es mucho más que eso… 

Detrás de una alimentación 100% vegetal y un estilo de vida que no apoye ninguna forma de explotación ni sufrimiento animal, hay una actuar en coherencia con el cuidado de todo lo que nos rodea, con un absoluto respeto hacia todas las formas de vida, siendo cada una de estas formas de vida parte a la vez del mundo que todos compartimos.

¡Advertencia!

Si hay algo en este artículo que te resuena, algo que te impulsa a seguir leyendo, tan solo deseo que estés abierto a las siguientes ideas que voy a exponer. Tan solo hacer falta un corazón abierto. Recuerda que hay cosas que desde la mente y el ego no podemos ver, no podemos comprender.

Al final de todo os dejaré un video creado por Isa&Fernando de Corazón Universal, inspiración para poder seguir haciendo una mirada interior hacia vosotros mismos.

Vivimos dormidos.

De alguna forma siento que somos muchos los que poco a poco vamos despertando y abriendo nuestra consciencia. Descubriendo lo que somos en realidad. 

Somos parte de un todo. Conciencia universal, vibrando en el amor.

De lo contrario, muchos aún vivimos y hemos vivido creyéndonos separados y separadas de todo y todos los que nos rodean, creyéndonos poseedores de nuestra vida («nuestra» vida cuando en realidad es la de «todos»). Esta visión separada del mundo, hace que vivamos vidas limitadas, individualizadas, materiales, superficiales, y nos hace en muchas ocasiones pelear y luchar por algo que no nos pertenece. Nos hace vibrar lejos del amor, apegados a nuestros egos y nuestro propio personaje.

Pero poco a poco, tal vez cansados de sufrir, de interpretar erróneamente lo que sucede a nuestro alrededor, extenuados por nuestros pensamientos que nos atormentan diariamente, nuestros miedos, nuestras peleas internas, nuestro juicios a todos, a todo y a nosotros mismos… Empezamos a abrirnos a la idea de que tal vez la vida es algo más que eso. Empezamos a recordar quiénes somos en realidad y a qué hemos venido en este mundo.

Cuida de tu energía interior.

Sí, sí…. Somos energía.

Esto ya no solo es una cuestión espiritual. Desde una vertiente científica y médica, somos energía. Energías en constante transformación.

Y donde la vibración del amor es la frecuencia más alta de energías. ¡Así que no te conformes con menos!

En frecuencia de energía más elevada, permitimos que nuestros pensamientos, palabras y acciones salgan desde nuestro corazón, y por lo tanto estemos en vibración de amor. Dejando a un lado nuestros egos, nuestra personalidad, nuestras ideologías, nuestras historias pasadas, nuestras expectativas. Cuidando, respetando y agradeciendo a la madre tierra.

 

El despertar de la conciencia.

Tal y como digo siempre en mis publicaciones, recuerdo una frase de cosecha propia que refleja lo que estoy intentando expresar: 

«CUANDO POR FIN DESPERTEMOS, TAN SOLO QUEDARÁ LA OPCIÓN DE ELEGIR LIBREMENTE EN NUESTRO PLATO AMOR EN VEZ DE ANIMALES«. – Pati.

Esta es una de mis frases preferidas, puesto que aparecen palabras clave como «despertar», «libertad», «amor» y «animales».

Como decía al inicio del artículo, en el camino del despertar a la conciencia, emerge de forma natural la opción de elegir una alimentación libre de animales.

Puesto que a medida que no te ves separado del mundo, comprendes el gran respeto que debemos a todas las formas de vida, los animales incluidos. Porque al respetar a los animales, nos estamos a la vez respetando a nosotras y nosotros mismos (como animales que también somos, no nos olvidemos).

Actualmente, el trato que se les da a los animales explotados para nuestra alimentación no contempla su respeto ni bienestar, por lo que apoyar un tipo de alimentación con tal grado de sufrimiento no es propio de nuestra naturaleza humana. Y más, sabiendo que hay alternativas de alimentos de origen animal que nos proporcionan todos los nutrientes que necesitamos, y que tienen a la vez un menor impacto medioambiental y un mejor impacto en nuestro cuerpo y en nuestra salud.

Quiero aclarar que puede que en tu proceso de apertura de consciencia (la consciencia, que es lo que somos en realidad), experimentes una necesidad de seguir a tu corazón y alimentarte de tal forma, eliminando en tu plato cualquier animal o producto de origen animal debido al sufrimiento que les causamos de forma innecesaria. Pero no por dejar de comer animales (ni fomentar cualquier practica de explotación animal) descubres tu naturaleza de consciencia. Es tan solo una acción más que se alinea con tu naturaleza de un ser consciente. 

Por ello esta opción de vida elegida a base de alimentos 100% vegetales (entre otras cosas), debería de forma natural  emerger como una vida con gran respeto y amor hacia todas aquellas personas que aún no han despertado, que aún no han abierto sus ojos hacia el sufrimiento que les causamos a los animales innecesariamente. 

No somos mejores ni peores por no comer animales. 

Creo que este es un mensaje importante. Si queremos predicar compasión (hacia los animales) tenemos que actuar en coherencia, es decir con compasión hacia todas las personas que aún siguen comiendo productos de origen animal (así como también tenemos que tener compasión de nosotros mismos en momentos en los que hemos llevado un tipo de dieta omnívora o incluso hemos recaído varias veces en el camino).

Es importante respetar los tiempos de cada uno, sin dejar (si así lo sientes) de seguir abriendo corazones y conciencia animal. Actuando con respeto y amor.

Te deseo un lindo despertar 🙂

Ahora sí, os dejo el video prometido. Dura 11 minutos. Te recomiendo que lo veas en un lugar tranquilo, un espacio para ti. ¡Déjate sentir!

Nosotros, ¡una nueva melodía!