Palomas (Parte 1): Falsos Mitos sobre estas increíbles aves

Este artículo surge a raíz de mi experiencia con las palomas durante el estado de confinamiento del COVID. Fue en esa época en la que re-descubrí a las palomas y conecté con ellas a un modo más profundo de entendimiento. Dedicaba horas desde mi balcón a observarlas con unos prismáticos y cada vez mi fascinación por ellas aumentaba, a la vez que me iba informando sobre ellas para conocerlas más en profundidad.

Aunque estaba prohibido alimentarlas durante el estado de alarma del COVID (y no voy a entrar en argumentos de si había que hacerlo o no en pleno confinamiento), mi corazón sentía que yo tenía que hacer algo durante esos días en los que no había apenas alimento en la calle debido al confinamiento, y en el que muchas de las palomas en esas circunstancias (en el caso concreto de mi ciudad) tenían altas probabilidades de mortalidad. En realidad ya había visto a algunas muertas. 

Fue entonces a raíz de mi experiencia, cuando empecé a conocer a estas increíbles aves, que os aseguro son capaces de reconocer a otros seres por sus rasgos (humanos y animales), y a las que les debemos todo nuestro respeto y admiración, y por supuesto una gestión ética que actualmente no se realiza por parte de las administraciones.  

 

Muchos de los datos e información que veréis a continuación se nutren del profundo conocimiento de la asociación MALP (Mis Amigas las Palomas) que dedican su labor a rescatar a estas aves, luchar por sus derechos y divulgar información veraz. 

 

Falsos Mitos sobre las Palomas: Lo que nadie te ha contado hasta ahora sobre ellas.

1. Las palomas no son una plaga.

Para poder comprender porqué las palomas no son en realidad una plaga, deberíamos ver cuál es la definición de plaga. ¿Qué es una plaga? 

«Una plaga es una aparición masiva y repentina de seres vivos de la misma especie que causan graves daños a poblaciones animales o vegetales como la peste bubónica y la filoxera».

Que muchos consideren a las palomas como plagas no quiere decir que en realidad sí lo sean, porque las palomas no han surgido de forma masiva repentinamente. Ellas llevan en las ciudades desde sus inicios. Además, las palomas tampoco causan daños graves, como por ejemplo para nuestra salud entre otros elementos.

 

2. No está documentado que haya un riesgo real sobre transmisión de enfermedades: 

 

No existen casos reportados de personas que han contraído enfermedades transmitidas por las palomas que viven en nuestras ciudades. Es decir, que los datos estadísticos confirman que no hay ciudadanos contagiados de enfermedades por estar en contacto con palomas urbanas.

También deberíamos cuestionarnos por qué solo existe ese falso mito de transmisión de enfermedades en el caso de las palomas y por qué no es así en el resto de aves que incluso son más abundantes como los gorriones. 

 

3. Las palomas no son seres inferiores, sin inteligencia, ni cualidades.

Las palomas son muy inteligentes, son capaces de reconocer a la gente por sus facciones, tienen un increíble sentido de la orientación, entre otras muchas cualidades. Sus ojos son privilegiados, con un sentido de la vista mucho más desarrollado que el nuestro. 

Eligen a su pareja de por vida. Además son unos padres muy entregados a sus pichones, cuidando ambos de ellos.
 
Deberíamos admirarlas por lo que son, y traspasar todos los falsos mitos que hay entorno a las palomas.  

 

4. Las palomas no son sucias. 

Las palomas son muy limpias. Les gusta a veces ponerse bajo la lluvia y limpiar su plumaje. 

Nos confundimos al pensar que las palomas son sucias, cuando en realidad ellas tienen que vivir en entornos sucios. ¡Los sucios somos nosotros y nuestras ciudades!

¿Te has fijado en palomas con un plumaje deteriorado? o con las patas en muy malas condiciones? ¿A qué se debe realmente todo ello? 
Todo eso no se debe a que las palomas sean sucias (ellas son limpias), pero tienen que vivir en nuestras ciudades sucias, ensuciadas por nosotros.  

 
«El 90% de las aves no llegan a su primer año de vida.»

Este dato que podrás encontrar en el artículo de MALP «alimentar a las palomas», nos debería hacer reflexionar sobre la alta mortalidad de las palomas debido a la desnutrición y la mala calidad de los alimentos, sumado a las condiciones en las que tienen que vivir.

Ver por lo tanto a palomas con un plumaje deteriorado no es debido a que ellas sean animales «sucios».

 

Varios expertos apuntan a que las basuras que tiramos (hilos, pelos, …) son los responsables de las mutilaciones de sus patas. Las palomas se pasan 12 horas al día buscando alimentos por el suelo que ensuciamos, y a veces se les adhieren a las garras pelos o hilos del suelo, así que cuanto más andan y mueven las patas para intentar liberarse de esa molestia, más se enredan. 

La basura que tiramos los seres humanos en las ciudades sin cuidado, como hilos, pelos, alambres, redes de pesca, bandas elásticas… acaban enredadas en muchas ocasiones en las patas de las palomas.

Las palomas no son sucias, son víctimas de nuestra suciedad. 

 

Gestión éticas de las palomas y aves urbanas: 

La captura y muerte de las palomas no es ético y debería ser considerado como maltrato. Únicamente porque el hombre no admira a estas aves no es argumento para no respetar su vida, como la de cualquier ser vivo y luchar por sus derechos, para que haya una gestión ética de estos animales que son parte de la fauna urbana. 

Además está demostrado que este sistema de captura y muerte que se usa en muchos sitios aún es ineficaz para la gestión y control del número de palomas. 

 

 

Alternativas Éticas y Eficaces de Gestión de Palomas Urbanas: 

– Piensos anticonceptivos, que a medio y largo plazo es incluso más económico.

– Palomares Ecológicos instalados en los parques.

 

Independientemente de las normativas que cada ayuntamiento/municipio tenga, es importante mencionar que todos los países miembros de la Unión Europea deben cumplir con la Directiva de Aves (en la «Ley de patrimonio natural y biodiversidad» estatal) que protege a las aves de su captura y matanza.

 

Qué comen las palomas: 

Si alguna vez rescatas o ayudas a alguna paloma adulta, aquí os dejo el listado de alimentos que pueden comer y son nutritivos para ellas. Es información que publicó el Santuario de animales Vacaloura durante la época de confinamiento y que puede ser de gran utilidad:

Todos los alimentos en crudo! 

Me preguntan bastante sobre si el arroz tiene que ser hervido…. ¡NO por favor! Todo lo que le deis tiene que ser en crudo. 

Falso mito sobre las palomas y el arroz:  
 

Es importante destacar que las palomas sí pueden comer arroz crudo o seco (y si es integral mucho mejor). Como veis, es un falso mito que no puedan comer arroz o no les siente bien. ¡Y también es importante destacar que tiene que ser crudo! 

De lo contrario, el pan y las galletas (que muchas veces podemos llegar a dar a las palomas con muy buena intención) no son alimentos nutritivos para ellas. Es bueno para ellas priorizar otro tipo de alimentos para no provocarles desnutrición, como maíz crudo, semillas de lino, mijo, etc.