Los animales tienen alma y conciencia.

«Animal» es una palabra latina que significa «ánima», es decir un ser dotado de alma.

Según la RAE (Real Academia Española), la palabra animal está definida como: Ser orgánico que vive, siente y se mueve por propio impulso.

Y es que los animales son seres sintientes y sentientes. Tienen alma.

Los neurocientíficos demuestran que los animales tienen conciencia:

Varios neurocientíficos firmaron en 2012 la Declaración de Cambridge de la Conciencia Animal, en la que se concluyó que los animales (no humanos) tienen conciencia.

Entre el grupo de 13 científicos que firmaron, provenientes de renombradas instituciones, estaba por ejemplo Stephen Hawaking (entre otros).

Es decir, que se demuestra la capacidad de los animales (no humanos) para percibir su propia existencia y el mundo a su alrededor. Y de cualquier tipo de animal: mamíferos, peces, crustáceos, setácios,…

Los animales tienen conciencia de sí. Los animales tienen sentimientos, emociones, son capaces de sufrir miedo, angustia, pasar por procesos de duelo por la pérdida de un ser querido (de su misma o distinta especie), etc.

Y además, los animales con los que compartimos la Tierra tienen tanto que enseñarnos. Tal vez sea hora de que empecemos a esucharles y comprenderles…