La verdadera Revolución es Interior (cómo afrontar la locura colectiva)

¿Quieres comprender realmente de qué va toda esta locura que vemos en el mundo? (maltrato animal, guerras, hambre, egos, competitividad…) ¿Quieres ser semilla para el cambio? ¿Quieres conectar con quién realmente eres? ¿Quieres elevar tu vibración? ¿Sanar toda esta locura?

Te propongo el siguiente ejercicio de 10 minutos:

1. Mira el siguiente video:

Importante: tienes que ver el video en un espacio de tranquilidad, donde nadie te pueda molestar. Es un espacio para ti, que te llevará 9 minutos (duración del video). 

En la primera parte del video verás imágenes algo sensibles, pero concéntrate en leer los textos que se te muestran. Te aseguro que valdrá la pena, y la segunda parte del video en especial te dará un subidón de energía, pues el video desprende una energía contagiosa. 

Video de Nosotros Corazón Universal / Isa y Fernando. 

2. Anota en una hoja lo siguiente:

– «Alimenta tu alma»: haz un listado de todo lo que necesitas para llenarte, lo que necesitas para alimentar a tu alma.

– «Apreciar la vida que soy»: haz un listado de lo que valoras de ti misma y un listado de todo aquello por lo que estás agradecido (de ti mismo, tu vida, situaciones de aprendizaje, personas, animales, seres, cosas, acontecimientos…). Horna todo lo que apuntes. El agradecimiento nos aporta mucho. 

– «Toda esta locura se auto-sana con amor»: haz un listado con lo que deseas transmitir al mundo.

¿Ya lo tienes? Tomate el tiempo que necesites.

Te deseo una mirada hacia adentro, una auténtica revolución interior. 

La auténtica revolución es interior, y es contraria a todo odio o rechazo. Desde la aceptación podemos ver las cosas desde un prisma distinto. 

Vivimos en un mundo de dualidades, y ese sufrimiento que vemos en el mundo no es más que un reflejo de nuestra insconciencia, de una falta de amor, que solamente puede sanarse con consciencia, es decir con amor. Pues si aportamos odio al mundo lo único que hacemos es alimentar lo mismo. 
A la vez ese sufrimiento también nos permite despertar y darnos cuenta de que somos más que eso.
Toda esta locura se sana con amor.