Cómo ayudar a un caracol con la concha rota (puedes salvarle la vida)

Al final del podcast tómate unos minutos para interiorizar las palabras de las personas inspiradoras que menciono en el audio. Por ello, al final del podcast te propongo una pequeña reflexión sobre ello acompañada de música para que puedas relajarte y sentir todo lo que vaya surgiendo. ¡Es un buen momento para conectar! 

Sigue estos pasos para darle la oportunidad a un caracol con su concha rota: 

Pasos a realizar para salvar a un caracol con la concha rota: 

1. Recogerle del suelo y llevártelo: 

Un caracol sin su concha no podrá sobrevivir, por lo que es importante que le brindemos la oportunidad de ayudarle. ¡Además verás que es muy sencillo hacerlo! 

El cuerpo del caracol es muy sensible, y su mayor protección es su concha, que le protege de las agresiones externas de sus depredadores, y además le da el soporte anatómico que necesita, es decir, como punto de anclaje para sus órganos. 

2. Proporcionarle humedad ambiental para que no se deshidrate: 

Cuando tengamos ya al caracol en nuestro hogar, lo primero y más importante que deberemos hacer es asegurar que siempre tenga humedad ambiental, que será la única manera que no se deshidrate y pueda mantenerse allí e tiempo necesario para regenerarse y que se vayan construyendo las «cicatrices» entre sus pedacitos de concha. 

¿Cómo hacerlo? Sigue leyendo… 

3. Construirle un terrario con tierra muy húmeda: 

Si no tienes un terrario en realidad existen muchas alternativas que todos tenemos a mano en casa, como utilizar un tupper bien grande y lo más alto posible. También puedes usar un terrario o una pecera.  

Una vez tengamos esta estructura (terrario, tupper, pecera, etc…) pondremos una capa bien gruesa de tierra y la mojaremos para que quede bien húmeda. 

La tierra mejor si es lo mas natural posible (sin fertilizantes químicos) o hay algunos que recomiendan poner fibra de coco (personalmente desconozco porque yo usé tierra). 

Es importante que durante todos los días que el caracol está con nosotros, mantengamos la tierra bien húmeda (no encharcada, pero bastante mojadita para que mantenga el ambiente húmedo). 

Yo por ejemplo puse encima de la tierra hojas grandes frescas, también piedras redonditas, palos húmedos, etc… Y si podemos hacer una pequeña guarida por si quiere refugiarse aquí pues mejor. 

4. Ponerle una tapa que conserve la humedad, pero que a la vez deje ventilar y respirar: 

Si por ejemplo en mi caso usé un tupper, y tiene tapa hermética, no la cierro del todo, porque sino el caracol se ahogaría y no ventilaría. Así que puse la tapa un poco sobrepuesta, con apertura por los laterales, pero una abertura fina para que no se me escapara el caracol. Ojo con que se nos escape el caracol 🙂 Pero sobretodo que le demos orificios para que pueda respirar y que a la vez esté tapado para conservar la humedad en el interior. 

Y evitar que le de los rayos del sol! 

5. Ponerle comida para cuando tenga hambre: 

Los caracoles son herbívoros, así que puedes ponerles de comer los siguientes alimentos variados: lechuga, zanahoria, tomate, brócoli, pepino. También puedes ponerles frutas como manzana, fresas, plátanos, uvas y peras. 

Personalmente solo he probado verduras como las que os comentaba anteriormente y les encanta, además de ser muy nutritivo para ellas. 

Además, puedes probar ponerle una piedra/bloque de calcio (como el que venden para las de las tortugas) para que le ayude a soldar mejor la concha.

 

6. Dejarlo descansar: 

En función de como esté el caracol, puede pasarse varios días inmóvil, descansando y regenerando poco a poco su caparazón, construyendo como una especie de cicatrices entre los trocitos de concha que le queda. Déjale descansar. 

Los caracoles tienen una capacidad regeneradora increíble, y con tiempo y paciencia pueden llegar a soldar sus conchas. 

Para que eso sea posible, dependerá que que reciba los cuidados adecuados (comentados en este artículo) y del estado en el que se encuentre el caracol. Lo más importante es que ningún órgano interno esté afectado. Pero sea como sea, valdrá la pena intentarlo. ¡No pierdes nada por intentarlo! 

Siempre será mejor intentarlo que dejar al caracol fuera, donde no tendrá ninguna posibilidad de sobrevivir, al recibir el impacto de los rayos del sol, deshidratarse, depredadores, etc… 

¿Qué pasa si el caracol ha perdido toda su concha totalmente? ¿Puedo hacer algo para ayudarle?

En esos casos, el caracol suele tener daños internos importantes. Y si no fuera así, su capacidad regenerativa es limitada y la deshidratación le afecta enormemente. 

Pero no cuesta nada tampoco en estos casos colocar al caracol en un sitio protegido y húmedo, y lejos de los rayos del sol, siguiendo los pasos comentados en este artículo. Y a esperar! 

Agradecimientos a Oscar S.Aranda:

Este artículo ha sido escrito gracias a los consejos del biólogo Oscar S.Aranda y su amplia experiencia de recuperación de caracoles y todo tipo de animales. Algunas de las imágenes son de caracoles a los que ha ayudado.  

Gracias Oscar por se inspiración, y recordarnos que cada animal cuenta 🙂